LA ESTRELLA DE DAVID. consagración. 2018

1. Me ha parecido que estuvo en mi cabeza
2. Cariño
3. Aceite
4. La primera piedra
5. Noches de Blanco Satán
6. Erosky
7. La canción protesta
8. Sonia
9. Maracaibo
10. Consagración
11. Amor sin fin

Creo que David Rodríguez vive de la música, pero dudo que lo haga gracias a los discos de La Estrella de David, los cuales son obras tan personales, singulares e introspectivas, que no es de extrañar que puedan resultar incomprensibles para el público que no esté familiarizado con su manera de hacer.

Ocho años después de Maracaibo (2011) llega el tercer álbum de David en solitario, que nos ofrece a sus seguidores otras once románticas e interesantes canciones en las que el músico, además de su talento, muestra su faceta más sensible y vulnerable.

Hay también espacio en el disco para una canción brillante, que deja claro que el que fuera líder de Beef tiene capacidad para facturar auténticos hits; Cariño me parece una canción redonda, desde su surrealista introducción hasta su envolvente final, pasando por una interesante letra y sus punzantes guitarras. El álbum se completa con diez canciones que, sin llegar al nivel de perfección de la anterior, no dejan de ofrecer numerosos detalles a tener en cuenta. 

Me ha parecido que estuvo en mi cabeza es una desconcertante introducción de la mano de Ana Fernández-Villaverde, la que fue su pareja y compañera en el proyecto de La Bien Querida. Tras la mencionada Cariño, llega Aceite, que mantiene alto el nivel gracias a su ritmo rumbero tropical, con un final de lo más latino. La primera piedra es una curiosa canción en la que David se muestra como un ser antisocial, al igual que en la contundente Noches de Blanco Satán o la bonita Amor sin fin, que cierra el disco de la mejor manera.

Erosky y Sonia son dos canciones íntimas, que hacen de la cotidianidad algo sugerente, con un importante protagonismo de los teclados. La canción protesta y la homónima Consagración cuentan con letras de Luis Troquel, la primera de ellas es una entretenida canción sobre la industria musical en la que tantos años lleva inmerso David, mientras que Consagración (la canción) es una reflexión amorosa que no llama demasiado mi atención, al contrario que Maracaibo, otra canción redonda y vitalista que acaba siendo mi favorita de la segunda mitad.

8 NOTABLE 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: